Vintage Tumblr Themes

Impredecible, histérica, loca maniática, sexual, adicta a los orgasmos literarios...

Pechos: Esos que a muchos hacen sacar palabras de su boca, esos que humillan o exaltan la belleza, esos que ratifican o mutilan el ser mujer. Cuantos pechos habrán sido inspiración de grandes poetas, cuantos se dibujaron bajo la linea delgada de un pincel, cuantos han sido roseados con una dulce lengua y unos labios deseosos, cuantos sin razón abran acabado en el papel.
 Mis pechos dejaron de crecer cuando llegué a la pubertad, creo que en ese momento yo miraba disimuladamente esa silueta que se dibujaba bajo las camisas del uniforme de mis compañeras de estudio. Mis pechos definieron mi personalidad, mi interpretación del mundo y del sexo femenino, tan pequeños que encendieron mi lujuria y me adentraron en un mundo de innumerables flagelos.
Que pecado nacer en un país de “Reinas, tetas y tetonas”, de las respuestas estúpidas, la oligarquía corrupta y el sueño americano, que pecado que hasta una odisea novelesca se sacaron, aludiendo no tener derecho a entrar al paraíso, porque ser “mujer” en esta estúpida tierra, depende de la talla de tu sostén.
Esos pequeños pechos que me acompañan, han sido cómplices de mis mas grandes dichas e infortunios, han atrapado a más de un parroquiano débil, libertario y poco educado. Me han ayudado a seducir las mas excitantes mentes, no solo por ser unos simples pechos, si no porque los lleva consigo una loca, demente e histérica mujer-
ALICIA.

Pechos: Esos que a muchos hacen sacar palabras de su boca, esos que humillan o exaltan la belleza, esos que ratifican o mutilan el ser mujer. Cuantos pechos habrán sido inspiración de grandes poetas, cuantos se dibujaron bajo la linea delgada de un pincel, cuantos han sido roseados con una dulce lengua y unos labios deseosos, cuantos sin razón abran acabado en el papel.

 Mis pechos dejaron de crecer cuando llegué a la pubertad, creo que en ese momento yo miraba disimuladamente esa silueta que se dibujaba bajo las camisas del uniforme de mis compañeras de estudio. Mis pechos definieron mi personalidad, mi interpretación del mundo y del sexo femenino, tan pequeños que encendieron mi lujuria y me adentraron en un mundo de innumerables flagelos.

Que pecado nacer en un país de “Reinas, tetas y tetonas”, de las respuestas estúpidas, la oligarquía corrupta y el sueño americano, que pecado que hasta una odisea novelesca se sacaron, aludiendo no tener derecho a entrar al paraíso, porque ser “mujer” en esta estúpida tierra, depende de la talla de tu sostén.

Esos pequeños pechos que me acompañan, han sido cómplices de mis mas grandes dichas e infortunios, han atrapado a más de un parroquiano débil, libertario y poco educado. Me han ayudado a seducir las mas excitantes mentes, no solo por ser unos simples pechos, si no porque los lleva consigo una loca, demente e histérica mujer-

ALICIA.